LAS MUJERES PUEDEN AYUNAR?

MUJERES Y AYUNO

A pesar de que las mujeres no somos hombres pequeños compartimos con ellos el despliegue de la evolución humana así que no hay argumento mejor para declarar que el ayuno no está contraindicado para la población femenina. Eso sí, el cuerpo de la mujer tiene un entramado hormonal más complejo que el del hombre y sus requisitos van a ser distintos. La implementación del ayuno no debería hacerse igual porque el ambiente hormonal es diferente todos los días del mes.

En qué casos la mujer NO debe ayunar

Las situaciones más evidentes en que la mujer no debe ayunar, son:

  • Embarazo y lactancia porque en la gestación de un bebé no debe faltar absolutamente ningún nutriente y porque nuestro metabolismo no debe interpretar que estamos en un periodo de escasez de alimentos. El cuerpo de la mujer debe tener unos buenos niveles de saciedad para que funcionen las hormonas tan importantes en esta época.
embarazo y ayuno
  • Hay otra situación en la que el ayuno no es conveniente y es cuando los niveles de cortisol están muy elevados porque el ayuno es una práctica “estresante”, hormética, para nuestro organismo sobretodo al principio de practicarlo. Así que en mujeres que están bajo presión y estresadas no es recomendable ayunar.
  • Si sólo usamos el ayuno para perder peso es muy probable que se anteponga la estética a la salud y que se estén consumiendo menos calorías y menos nutrientes de los necesarios. Lo curioso del tema es que no tiene el mismo efecto en el cuerpo de una mujer ayunar durante unas horas para luego ingerir la comida necesaria, sin atracones pero tampoco contando calorías, que comer como un pollito, frecuentemente y con alimentos light. La explicación es que cuando se ayuna por voluntad propia se hace de manera consciente, “pacífica” y sin ansiedad. En cambio, cuando se hace una dieta hipocalórica y prohibitiva el organismo se estresa.
dietas
  • Al hilo del punto anterior, no es recomendable ayunar cuando se viene de un historial de muchas dietas para adelgazar que han afectado el metabolismo, las glándulas suprarrenales, la tiroides y está modificada la percepción del cuerpo, dañada la fuerza de voluntad, el sistema de creencias estancado y las expectativas por los suelos. No soy médico pero creo que el sentido común en estos casos es trabajar la parte física junto con la psicológica. Primero hay que reaprender a comer y luego a ayunar.
  • Lógicamente el ayuno está contraindicado en casos de trastornos alimenticios (anorexia, bulimia) por razones obvias: se podría usar como “excusa permitida” para justificar la restricción calórica o para compensar un atracón.
  • Cuando se viene de una forma de alimentación basada en comer 5 veces al día con hidratos de carbono abundantes y con mezclas de nutrientes que aumentan sus índices glucémicos entre sí. Es importante hacer una transición y disminuir primero los carbohidratos y aumentar la comida real, sin descuidar las proteínas y las grasas, y el ayuno irá llegando de manera natural.
adolescentes
  • Por todo lo dicho parece obvio que tampoco es recomendable, a no ser que lo prescriba un médico, que las niñas y las adolescentes ayunen, porque puede causar amenorrea y trastornos con la alimentación, además de un contexto de mala gestión de un hábito de por vida.
  • Cuando se padece algún tipo de alteración en la tiroides es importante tener una supervisión médica en todo momento si se decide hacer ayuno.
  • En alteraciones o enfermedades con una contraindicación clara de ayuno (por ejemplo la caquexia). En las que además se debe tomar mucha medicación con comida para no dañar el aparato digestivo.
  • En los procesos de tratamiento clínico de ciertos tipos de cánceres.
libro
libro

Conclusión

Ayunar es un mecanismo ancestral de supervivencia del ser humano y eso incluye por supuesto a la mujer.

Como dice Valter Longo depende de cómo se gestione es una herramienta a nuestro favor o en nuestra contra, así que hay que usarlo con conciencia y jamás cuando el médico lo contraindique. Ahora bien, hay que agudizar la atención porque aún existe un sector de facultativos que están en contra del ayuno y jamás lo van a recomendar.

VALTER LONGO

Al final, es ponerle sentido común y escoger entre los diferentes tipos de ayuno el más adecuado respetando las excepciones citadas arriba.

Disclaimer: el ayuno debe ser supervisado por un médico y las personas con desajustes alimenticios deben abstenerse. 

Para escribir este artículo me he basado en decenas de fuentes científicas así como en mi experiencia personal pero lo que a mí me funciona puede que  a otros no. Recuerda que esto no es consejo facultativo.

SI TE APETECE SEGUIRME MÁS DE CERCA...